jueves, 21 de septiembre de 2017

DOCTORADO HONORIS CAUSA IN MEMORIAM AL M.V. EMIL BUSTAMANTE


EMIL BUSTAMANTE ¡PRESENTE! 35 FEBREROS, PROHIBIDO OLVIDAR
Me llamo EMIL BUSTAMANTE. Tengo 32 años, estoy casado y soy padre de esta niña y de otra que viene en camino. Me gradué de perito agrónomo y también de médico veterinario y sociólogo rural. Estudié en la Universidad de San Carlos y la Universidad Nacional de Costa Rica. Trabajo como catedrático universitario y funcionario de la USAC. Entre mis oficios más gratos está el de compartir conocimientos con campesinos criadores de pequeños ganados: ovejas, cabras, cerdos, pollos, gallinas, chompipes y otros…

Mi oficio es enseñar cómo cuidar y optimizar los animales, para que la gente del campo pueda mejorar su vida. Siempre he querido que los guatemaltecos puedan crecer y vivir más y mejor…

Esta foto me parece sumamente hermosa y resume lo que hizo Emil en su corta vida profesional, poner al servicio del campesinado los conocimientos adquiridos en la USAC. Por eso lo mataron y se robó su cuerpo, el ejército de Guatemala. (Texto Marylena Bustamante)

Como docente acompaño a jóvenes estudiantes en sus viajes de aprendizaje por Guatemala, especialmente al altiplano, Huehuetenango, Quiché y Las Verapaces. En esos viajes, los acompaño a conocer nuestra realidad, para que vean cómo luchan para sobrevivir la mayoría de guatemaltecos. Desde muy temprano descubrí la ofensiva desigualdad con que se relaciona nuestra sociedad, su miseria material en contraste con su riqueza cultural y espiritual.


Estudié y me preparé para servir a mi país, pero pronto me topé con la injusticia y la imposibilidad de encontrar una vía pacífica para cambiarla.
Este lunes 13 de febrero tomándose una foto con Emil, imprimirla y colocarla en el pecho de ustedes y subirla a su muro; para recordar juntos que son 35 febreros en que las Jacarandas no lo han vuelto a ver, que son 35 febreros de impunidad, pero también son 35 febreros de no olvidarlo un solo día. Esta es la foto.

Me incorporé a la militancia revolucionaria como científico e intelectual; mis armas fueron la enseñanza de la ciencia, el diálogo y la rebeldía justa.

Desde el 13 de febrero de 1982 me encuentro detenido y desaparecido por el Ejército del gobierno de Fernando Romeo Lucas García. He sido sometido a torturas y condenado sin juicio ni defensa alguna. Finalmente fui asesinado y mi cuerpo, como los de muchos otros miles de guatemaltecos, ha sido escondido para que ninguno de los que me aman encuentre mis restos.
Emil con su amada esposa. La más linda de las mujeres, decía él. (texto Marylena Bustamante)

Dicen que se me vio con vida, aunque brutalmente torturado, en el Cuartel General de Matamoros, el 23 de marzo de ese mismo año; día en que con la modalidad de triunvirato, asaltó el poder Efraín Rios Montt , quien pasará a la historia como el máximo genocida que haya conocido Guatemala y América Latina.


Exijo al Estado de Guatemala y a su Ejército que entreguen al pueblo los archivos donde constan las acciones de la represión. Que se sepa por quiénes, dónde, cuándo, cómo y por qué fuimos secuestrados, desaparecidos, torturados y asesinados.
 
Emil con su primogénita, su adorada Flora Mercedes.

Exijo que entreguen nuestras tumbas secretas y los cementerios clandestinos. Que se acaben para siempre los escuadrones de la muerte que todavía funcionan… que todavía secuestran, torturan y asesinan.

Son más de cuarenta y cinco mil hogares los que reclaman noticias nuestras, los que no dejarán pasar el robo de nuestros cuerpos, los que levantan sus voces incansablemente, pidiendo justicia, todos queremos volver a casa aunque sea en un ataúd.
http://www.desaparecidos.org/guate/pres/bustamante/
Lo que les robaron a ambos, el derecho a conocerse y amarse. Ana, la hija menor de Emil. Cuanto se hubieran querido. (texto Marylena Bustamante)

GUATEMALA: 20 DE SEPTIEMBRE REVOLUCIONARIO, FOTOREPOTAJE

FOTOS: ARTURO ALBIZURES






































GUATEMALA: LA INDIGNACIÓN REBALSO LAS PLAZAS.

Miguel Ángel Sandoval
Miguel Ángel Sandoval
Las previsiones eran catastróficas. De una parte se decía que los conservadores defensores de los corruptos e impunes y sus resortes en el poder, iban a desencadenar la represión, especialmente por el cambio en el ministerio de gobernación. Contaba en la idea de una posible salida represiva, el incidente del jueves en el congreso, pero queda demostrado que la firmeza y serenidad de las movilizaciones son un disuasivo a las prácticas represivas. En esa perspectiva se puede afirmar que hay maduración democrática del país. De otro lado, se dudaba por muchos observadores, de la capacidad de convocatoria de las organizaciones sociales, sobretodo, por la ausencia del CACIF en los convocantes, pero especialmente, por su abierta oposición.

A ello se sumó la campaña desatada por los canales de Ángel Gonzáles y las radios de esa corporación. En donde un discurso sobre las acciones “violentas” en los alrededores del Congreso la noche del jueves anterior se convirtió en la punta de lanza de esa ofensiva. En síntesis, el discurso de que 2017 no era 2015, el rechazo del Cacif, la tozudez gubernamental y la campaña mediática, hacia dudar a medio mundo. No obstante, la plaza se vio rebalsada por los miles y miles que salieron a las calles.

No discuto si fueron más o menos miles, solo digo lo que vi. La plaza a las 11am estaba casi llena y no dejó de recibir gente durante el resto del día. Solo entrada la tarde noche, y una fuerte lluvia mermaron un poco esa presencia masiva. Pero la historia del paro nacional no termina con la plaza rebalsada, con las calles inundadas de gente y las redes sociales desatadas. Hay algo más.
Especial mención a la masiva participación estudiantil. Miles y miles de sancarlistas, y de otras universidades colmaron las avenidas de la capital. Fue la primera aparición pública de la renovada AEU y hay que decirlo, en la mejor tradición de esta agrupación estudiantil. A tono con la demanda del país. Fue estremecedor.

El paro fue nacional a juzgar por todos los reportes que durante el día se fueron recibiendo vía la TV independiente. De acuerdo con esos datos y las imágenes en tiempo real, solo dos departamentos no forman parte de los reportajes. Baja Verapaz y Petén... En el resto de departamentos hubo fuertes movilizaciones de gente, trabajadores, campesinos, estudiantes, pueblos indígenas, ciudadanos comunes, en Alta Verapaz o Jutiapa, San Marcos o Chimaltenango. En suma, en toda la geografía nacional.

El hecho de que fuera un paro nacional sin los empresarios rompió un mito más. Ya antes se había roto el mito de los empresarios como buenos y puntuales contribuyentes fiscales, o empresarios honorables, como quedo evidenciado en los casos que destapo la Cicig como el de cooptación del estado y otros. En esta ocasión quedo demostrado que los sectores sociales populares si pueden convocar a un paro nacional y al mismo tiempo, colocar en el imaginario del país una agenda política.

Las demandas de la jornada quedaron puestas sobre la mesa nacional con total claridad: a) renuncia de los 107 diputados, b) renuncia del presidente, c) reforma a la LEPP. Durante el día, los diversos grupos que participaron dijeron de una forma u otra las mismas demandas. Con firmeza, con coherencia, a nivel nacional. Lo escuche en Jutiapa, Jalapa, Puerto Barrios, Chiquimula, Zacapa, Retalhuleu, San marcos, Quetzaltenango, Totonicapán, Suchitepéquez, en fin, en todo el país.

Y dato novedosísimo en varios departamentos se vio a municipios sumarse al paro nacional. Se superó la idea de la capital como único centro político y en el #20S las demandas se dijeron en casi todos los departamentos y una cantidad de municipios. En pocas palabras, un enorme movimiento social que no cabe en las propuestas pírricas de dialogo de los empresarios, menos en el cascaron del Foro Guatemala.
Estos son los datos duros de un día como el 20 de septiembre. En esta ocasión se rompió el espacio casi coto cerrado de las elites, se planteó un nuevo escenario que deberá de ser tomado en cuenta por todos los sectores del país. Es por ello que el congreso de la república no tiene ningún rol a desempeñar salvo el que la sociedad le dicte. Es el caso del antejuicio al presidente que deben conocer ya. El Cacif, o el foro Guatemala, no pueden pues no gozan de legitimidad, plantear fórmulas de dialogo sin las mayorías sociales o peor, sin tomarlas en cuenta, olvidando que son propuestas que se expresaron en todo el territorio nacional.
Es lo mismo con el gobierno que carece de la menor legitimidad para intentar superar la crisis abierta por su ineptitud, con llamados vacíos a diálogos sin posibilidades, sin contrapartes y sin resultados.

Y desde otra perspectiva, vimos el ocaso del sistema de partidos políticos que luego de tanto error cometido, de tanto fraude, de tanta corrupción a la sombra de las campañas electorales, está en el límite de su existencia. Pero lo más grave es que no son referente de nada de futuro, de nada positivo. Son expresión de lo que la gente quiere expulsar de sus vidas y procesos.

Otro de los datos a retener de la jornada del 20S, es que el planteamiento de una ANC aparece con claridad como un paso a dar, como un proceso indispensable, solo que se tiene una percepción fundada, de que el tiempo de la misma no llega aún, pero que debe llegar en medio del actual movimiento social, en las actuales condiciones del país.

En síntesis, el 20S se inscribe en la mejor vertiente del proceso que se inicia en su fase de demostraciones masivas en abril de 2015, con mayor madurez ciudadana, con mejor comprensión de sus posibilidades y capacidades. Quizás y esto es lo más destacable, que no hay en la condiciones actuales, temor por un nuevo periodo de adormecimiento o de expectativa sin movilización. Me parece que la sociedad guatemalteca y no las élites tradicionales, luego del 20 de septiembre y su impacto nacional, está a la altura de ser el actor de los cambios que el país demanda.

GUATEMALA: EL PUEBLO SE VOLCÓ A LAS CALLES

Miguel Ángel Albizures
Miguel Ángel Albizures
La población se volcó a las calles con reivindicaciones concretas que tienen relación con el tipo de país que se ha querido construir desde hace tiempo.

Ayer fue un día de intensa participación ciudadana. Muchos, hicieron suyo lo que una amiga muy querida y entregada a las causas justas, mantiene en su muro: “Mañana tal vez, tenga que sentarme frente a mis hijos y decirles que fuimos derrotados, que no supimos cómo hacer para ganar. Pero no podría mirarles a los ojos y decirles que ellos viven así porque yo no me atreví a luchar”. Y fue eso lo que muchos hicieron, dejar la casa, dejar las aulas, dejar el trabajo o las tiendas, dejar aldeas lejanas y sumarse a la lucha en busca de una Guatemala democrática donde los funcionarios sean unos servidores del pueblo y no unos delincuentes.
La juventud, se volcó a las calles, es esta la generación de los cambios, con la que tenemos que ir hombro con hombro, a la que no podemos ni debemos dejar sola. Si nosotros no logramos, a pesar de importantes luchas, esa transformación del país y se enraizaron las mafias en el Estado, tenemos hoy que seguir luchando, no importa que apenas caminemos y que nos cueste ir al ritmo de la juventud de hoy que marchan hacia al futuro.
Hay medios de comunicación que minimizan la protesta ciudadana y al igual que el gobierno, criminalizan y deslegitiman las protestas, eso ha sido siempre y es lógico que ahora, que se ha hecho evidente la corrupción y la impunidad, pongan el grito en el cielo. Claman porque no funcione el sistema de justicia, hablan de soberanía y la siguen emprendiendo contra la CICIG y el Ministerio Público, pues su actuar afecta sus mezquinos intereses. 
Los diputados sintieron la repulsa popular inmediatamente después de la aprobación de leyes oprobiosas, como la sintieron el día que dieron paso atrás, según ellos, para “corregir el error”, pero pretendían apaciguar los ánimos de un pueblo harto de la impunidad, la corrupción y de su presencia en el Congreso.

Nuevamente, este 20 de septiembre, como lo fue el 20 de octubre del 44, pasará a la historia por lo contundente de la respuesta ciudadana a lo largo y ancho del país, pues la población se volcó a las calles con reivindicaciones concretas que tienen relación con el tipo de país que se ha querido construir desde hace tiempo y que ha costado la vida a muchos luchadores sociales: La renuncia de los diputados al Congreso, la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, el retiro del derecho de antejuicio al presidente, para que se someta a la ley, las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos y la construcción de un país pluricultural, demandas que deben ser escuchadas o de lo contrario la crisis tiende a profundizarse. 

La Corte de Constitucionalidad, puede jugar un papel importante para evitar graves consecuencias en esta lucha por la democracia, por el Estado de Derecho y en contra de la impunidad y la corrupción. Esta situación no la ha provocado el pueblo, esta situación es consecuencia de la estupidez de 107 diputados y del Presidente de la República que se mantiene parado en sus cuatro y apoya a las mafias de ayer que algunas están en la cárcel y a las que falta sean llevadas al banquillo de los acusados por todos los actos ilícitos que han cometido. 

Sinceras felicitaciones a esa juventud de las diversas universidades que levantaron el estandarte de la dignidad y que prefiere “morir de pie y no de rodillas”.
https://elperiodico.com.gt/opinion/2017/09/21/el-pueblo-se-volco-a-las-calles/