jueves, 24 de mayo de 2018

LA SENTENCIA NOS DA ESPERANZA Y FORTALECE EL ESPÍRITU DE LUCHA POR LA JUSTICIA


MORIR PARA GANAR LA VIDA, LA MASACRE DE PANZOS





MORIR PARA GANAR LA VIDA: La Masacre de Panzós     
Documental que reconstruye la tragedia vivida por el pueblo de Panzós en su lucha por la tierra, el 29 de mayo de 1978.

Este documental ha sido galardonado con dos premios: Primer lugar al Documental Profesional en el Segundo Festival ICARO a la Creación en Vídeo y Premio Saúl Yelín, otorgado por la Asociación de Cineastas de Latinoamérica, en el 21 Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, celebrado en la Habana, Cuba.

LOS JUECES HAN SEMBRADO ESPERANZA


Miguel Ángel Albizures
Hay jueces y fiscales que, a pesar de las amenazas, las acusaciones y desprestigio que sufren, siguen con la frente en alto e imparten justicia.

Era de esperarse, la sala en donde se dictaría sentencia, estaba abarrotada desde antes de las tres de la tarde. Familiares de víctimas y de acusados fueron los primeros en llegar e iniciar la larga espera del veredicto, que se dio trece horas y media después. 
Uno de los familiares de los hoy condenados, posiblemente también militar, no se cansó de insultar y provocar a quienes esperaban que se hiciera justicia por los delitos de violación, tortura y desaparición. Nadie le hizo caso, pues babeaba odio contra quienes lo único que quieren es un país diferente, lo cual no se puede lograr sino se sientan precedentes de justicia para que nunca más, estos hechos horrendos vuelvan a suceder en el país. Los criminales y sus familiares deben saber que la justicia tarda, pero que al final llega, que hay jueces y fiscales que, a pesar de las amenazas, las acusaciones y desprestigio que sufren, siguen con la frente en alto e imparten justicia.

Quizá los jueces que dictaron sentencia no alcanzan a visualizar el impacto nacional e internacional de la condena a los militares, ni logren sentir el palpitar de los corazones henchidos de emoción, y la esperanza que siembran en miles de familiares de las víctimas del Conflicto Armado Interno, especialmente entre quienes tienen un ser querido que fue detenido y desaparecido, y tal como se los dijo, de frente, Emma Molina Theissen: “Vengo a pedirle al tribunal que su sentencia sea una sentencia proporcional al daño provocado, quiero pedirle que cada una de las personas que han pasado por estas sillas y que han declarado su dolor: las madres, los padres, los hermanos de los desaparecidos, sean tomados en cuenta y que de alguna manera se les dignifique a través de su sentencia, muy particularmente Julio Cesar Del Valle, Héctor Alvarado Chuga, las niñas Portillo, el doctor Calderón. Y quiero decirles también que lo que ustedes nos digan el día de hoy va a ser algo tan importante, no solo para mi familia, sino para miles de familias”.



Así como Emma, yo no puedo olvidar a los miles de sindicalistas asesinados o detenidos desaparecidos, especialmente a los veintisiete dirigentes de sindicatos, hombres y mujeres sacadas violentamente de la Central Nacional de Trabajadores un 21 de junio de 1980, ni a los diecisiete que, el 24 de agosto de ese mismo año, sacó el Ejército del local de Emaús en Palín, Escuintla. Nadie puede tampoco olvidar el asesinato de estudiantes de educación media, de universitarios y catedráticos, ni la invasión de la Universidad ordenada por el general Mejía Víctores. Quienes vivimos esos años de persecución, muerte, silencio y ausencia total de derechos y justicia, tenemos que reconocer y recordar los nombres de los jueces del tribunal que condenó a los acusados: Pablo Xitumul de Paz, Elvis David Hernández Domínguez y Eva Marina Recinos Vásquez, pues su decisión contribuye a que nunca más el Ejército se ponga al servicio de la oligarquía y asesine al pueblo. Gracias por devolvernos la esperanza y darnos ánimo para seguir luchando por una Guatemala democrática, justa y solidaria.
https://elperiodico.com.gt/opinion/2018/05/24/los-jueces-han-sembrado-esperanza/

miércoles, 23 de mayo de 2018

Caso Molina Theissen | Tribunal condena a exmilitares con penas entre 58 y 33 años

Tribunal de Mayor Riesgo C lee sentencia en contra de militares acusados por la desaparición forzada de Marco Antonio Molina Theissen. (Foto Prensas Libre: Paulo Raquec)
A las 4.30 horas de este miércoles, 13 horas después de haber citado a las partes involucradas, el Tribunal C de Mayor Riesgo llegó a la sala de audiencias para leer la sentencia contra cinco militares retirados por la desaparición de Marco Antonio Molina Theissen y la detención ilegal y violación de su hermana Emma Guadalupe en 1981. Las penas van entre 33 y 58 años. 

Por Willian Cumes y Manuel Hernández Mayén

El tribunal considera que los militares acusados participaron directamente diseñando el plan contrainsurgente y ordenando los operativos para capturar y torturar a Emma Molina Theissen, quien fue golpeada y violada por soldados, a modo de tortura, durante nueve días.  Cuando escapó, se procedió a la captura ilegal y desaparición de su hermano, Marco Antonio.

El referido tribunal está integrado por los jueces Pablo Xitumul de Paz, presidente, y los vocales Elvis David Hernández Domínguez y Eva Marina Recinos Vásquez.

Los militares retirados procesados por este caso son Manuel Benedicto Lucas García, exjefe del Estado Mayor del Ejército; Manuel Antonio Callejas Callejas, exjefe de Inteligencia Militar; y los ex altos cargos de la zona militar de Quezaltenango Francisco Luis Gordillo Martínez, excomandante; Edilberto Letona Linares, exsubcomandante; y Hugo Ramiro Zaldaña Rojas, exoficial de inteligencia militar.

Los acusados "pudieron haber actuado de manera distinta, pero prefirieron no obedecer los mandatos normativos de Derechos Humanos y de carácter penal que prohíbe las conductas realizadas", leyó el juez Xitumul.

“Todos los acusados, a excepción de Edilberto Letona Linares, son responsables de violación y delitos contra los deberes de la humanidad”, señaló el Tribunal. La absolución de Linares se dio al determinar que no tenía responsabilidad en la cadena de mando.

"Esto ofende a todos los seres humanos por lo que no debe quedar en la impunidad", dice Xitumul y agrega que reclamar que no hubo guerra interna sino un "enfrentamiento entre guerrilla y ejercito" es un argumento "insostenible", pues se involucró a la población civil para luego "atacarla sin misericordia, como lo hicieron".

De acuerdo con la sentencia, los militares señalaron diseñaron la estrategia de tortura. De hecho, estaba en los archivos personales de uno de los acusados.

Por el delito de desaparición forzada contra la integridad de Marco Antonio Molina Theissen, fueron hallados culpables Hugo Zaldaña, Manuel Callejas y Benedicto Lucas García.

La sentencia
Por el delito de deberes contra la humanidad, en agravio de Emma Molina Theissen, fueron condenados a 25 años de prisión inconmutables Manuel Benedicto Lucas García, Manuel Antonio Callejas Callejas, Francisco Luis Gordillo Martínez, y Hugo Ramiro Zaldaña Rojas.

Por los delitos de desaparición forzada, en agravio de Marco Antonio Molina Theisen, fueron condenados a 25 años de prisión Hugo Ramiro Zaldaña Rojas, Manuel Benedicto Lucas García y Manuel Antonio Callejas Callejas.

Por violación fueron sentenciados a ocho años de prisión Hugo Ramiro Zaldaña Rojas, Manuel Benedicto Lucas García y Manuel Antonio Callejas Callejas.
El embajador Luis Arreaga en la sala de audiencias. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec).

Ministerio Público (MP) solicitó penas de hasta 112 años y 6 meses de prisión para los militares.

El embajador de Estados Unidos, Luis Arreaga, asistió a la megasala y se retiró antes de que se conociera la resolución. También llegaron activistas de derechos humanos y el procurador de los Derechos Humanos, Jordán Rodas.

En Guatemala la sentencia a los militares es el tema más comentado en Twiter, con el hashtag #CasoMolinaTheissen.

Los sindicados enfrentan delitos contra los deberes de la humanidad, violación con agravación de la pena y desaparición forzada.

Lucas García, hermano del fallecido expresidente Fernando Romeo Lucas García, sigue la audiencia por videoconferencia desde el Centro Médico Militar, donde se encuentra hospitalizado.

Los otros cuatro militares procesados padecen de presión alta, por lo que mientras esperaban la audiencia salieron de la sala para recibir un chequeo médico de rutina.

En la sala de audiencias se encuentran Emma Theissen Álvarez de Molina y Emma Guadalupe Molina Theissen, madre y hermana de Marco Antonio, respectivamente.

Emma Guadalupe fue capturada de manera ilegal y violada por militares en 1981. "Vengo a pedirle al Tribunal que su sentencia sea proporcional al daño provocado", dijo el pasado lunes durante su declaración ante el Tribunal.
La familia Molina Theissen durante la audiencia de este martes. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec).

Los hechos
El 27 de septiembre de 1981, en Santa Lucía Utatlán, Sololá, fue detenida Emma Guadalupe Molina Theissen en un retén militar de control de carreteras; ella llevaba escondida propaganda de estudio y discusión política y fue trasladada a la zona militar General Manuel Lisandro Barillas de Quetzaltenango, donde fue torturada y violada. Nueve días después logró escapar.

El 6 de octubre de ese mismo año, tres miembros del Ejército vestidos de particular llegaron a la casa de la familia Molina Theissen ubicada en la 6 avenida 2-35, zona 19, colonia La Florida para recapturar a Emma, pero al no localizarla se llevaron a Marco Antonio, de 14 años, ante la mirada de su madre. Hasta ahora se desconoce al paradero del menor.

El 26 de abril de 2004 el Estado de Guatemala reconoció su responsabilidad en la desaparición del menor, ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH), instancia que condenó al Estado y ordenó buscar a la víctima, investigar y sancionar a los responsables materiales e intelectuales del hecho.

Pide exhibición personal
Un familiar del militar en situación de retiro, Hugo Zaldaña, presentó una solicitud de exhibición personal a favor del procesado para que se evalúe su estado de salud por la larga jornada de espera por la sentencia.

Jordan Rodas, Procurador de Derechos Humanos, habla sobre la exhibición personal presentada por Jeniffer Zaldaña en favor de su padre, el sindicado Hugo Zaldaña.
Militares procesados, durante la audiencia de este martes. (Foto Prensa Libre: Paulo Raquec).

http://www.prensalibre.com/guatemala/justicia/caso-molina-theissen---expectativa-por-sentencia-a-cinco-militares

viernes, 18 de mayo de 2018

LA REVOLUCIÓN ES CULTURAL Y FLORECERÁ EN LOS PÁRAMOS Y ARRABALES

Ilka Oliva Corado. @ilkaolivacorado

13 de mayo de 2018, Estados UnidosUno puede tener esa idea de amor romántico con América Latina, y hablar del torrente de sus ríos, de la frondosidad de sus selvas tropicales,  del colorido del folclore; uno puede enamorarse perdidamente de los celajes de otoño  y  de la niebla de primavera, pero a Latinoamérica además de sentirla también hay que pensarla desde el análisis sociopolítico y cultural.  Una América Latina que  la sintamos en cada poro de la piel pero también en la corteza cerebral.

Y para eso tenemos que perder el miedo a cuestionar, tenemos que responsabilizarnos con el análisis y la lectura, con la duda; porque dudar nos empuja a investigar a indagar  y a buscar respuestas. A romper con el cerco mediático que nos ha tenido manipulados y excluidos de la Memoria Histórica y de la geopolítica latinoamericana.

Pero eso implica dejar la pereza, la comodidad y la indiferencia.  Latinoamérica es rescatable con una revolución cultural que es la más poderosa de las revoluciones porque una mente informada jamás podrá ser manipulada. Por esa razón vemos el ataque mediático que nos descarga minuto a minuto toneladas de desinformación con la que pretenden adormecernos y mantenernos alejados de toda resistencia política.

Tenemos que armarnos de agallas y salir de las redes sociales, dejar de ser revolucionarios de redes sociales y serlo en el día a día en cualquier ámbito donde nos desenvolvamos. La revolución cultural es monumental y comienza con trabajo de hormiga. La revolución cultural debe llevar el mismo proceso que el de bambú, que primero crece 7 años hacia abajo, ahondando sus raíces para fortalecerse en el centro de la tierra para luego crecer hacia arriba y resistir a cualquier embate del tiempo.

Nuestra revolución cultural debe ahondarse en los arrabales, en los pueblos inhóspitos, entre candiles y tinajas de agua, entre calles enlodadas y botes de huele pega. En la exclusión y el abandono, en los violentados del sistema, en los que desconocen y tienen hambre y sed y se atreven a soñar. Esa revolución debe tener sus cimientos en la raíz marginada  para volverla el corazón indómito de la resistencia de la Patria Grande.

Amar a Latinoamérica es jugarse la vida, no entre metrallas, es honrarla dando la mano, compartiendo el conocimiento, despertando en el otro  la llama de la inquietud, del análisis. Es  pasar la estafeta y lanzar semilla por doquier sin pensar en la fertilidad de la tierra, si no  con   la certeza que florecerá entre los páramos más secos y olvidados.

Y para eso quienes han tenido la oportunidad de acceder a otro tipo de conocimiento, tienen que tener la humildad de dejar  de andar por las alturas creyéndose intelectuales e iluminados donde lo importante  es el codeo y las menciones honoríficas, las fotos y los viajes; para bajar a donde son necesitados sin fotos, sin codeos, sin viajes y sin menciones honoríficas pero donde su conocimiento será valorado y donde su condición de ser humano finalmente valdrá la pena. Porque es así, entre mayor conocimiento es mayor la responsabilidad con los pueblos.

A Latinoamérica hay que sentirla,  sí pero en las manos rajadas de los abuelos campesinos, en las espaldas encorvadas de los obreros,  en los sueños de los niños que  trabajan en las fincas tapiscando y que jamás han asistido a la escuela. En los vientres de las niñas violadas y embarazadas, en las laderas de los arrabales violentados con la limpieza social, en las miradas perdidas de quienes se ven obligados a migrar.

Y la forma de amarla es analizando, luchando y resistiendo, desde el lugar en donde estamos; porque la Patria Grande  no tiene fronteras la hacemos todos los que creemos en la libertad de los pueblos. La revolución la hacemos todos, porque somos el núcleo de la célula, el ecosistema, la lava del volcán, la fuerza de la tormenta, el arcoíris del escampe y la raíz del bambú.

Cada vez que digamos que amamos a  América Latina preguntémonos si es verdad o si solo son patadas de ahogados. Si es verdad, unámonos a la revolución  cultural y hagámosla florecer en los páramos y arrabales.

 https://cronicasdeunainquilina.com
Ilka Oliva Corado. @ilkaolivacorado

13 de mayo de 2018, Estados Unidos.

jueves, 17 de mayo de 2018

CONDENAMOS ENÉRGICAMENTE EL ASESINATO POLÍTICO DE DIRIGENTES CAMPESINOS

En menos de cuatro días fueron vilmente asesinados tres dirigentes campesinos y defensores de Derechos Humanos: Luis Marroquín, del Comité de Desarrollo Campesino (Codeca) y José Can Xol y Mateo Chamán Paau, del Comité Campesino del Altiplano (CCDA). El 14 de mayo a las 10:00 p.m., fue secuestrado por fuerzas policiales Leonardo Chun Tiul, miembro de la Unión Verapacense de Organizaciones Campesinas (UVOC).

No cabe duda que esta ola de asesinatos, secuestros, e intimidaciones (que se unen a otros asesinatos anteriores, amenazas y detenciones políticas como las de  María Choc, Bernardo Caal, Avelino Chub Caal y Jerson Antonio Xitumul Morales) pretenden infundir terror en la población organizada y detener el trabajo, la organización y lucha de las organizaciones campesinas y populares en defensa del territorio, la lucha por la tierra y los derechos de la clase trabajadora, las comunidades y los pueblos.

Estos son hechos organizados y ejecutados por escuadrones de la muerte. A la vieja usanza del Estado policial, terrorista y contrainsurgente, se criminaliza, reprime y asesina a las defensoras y defensores de los derechos humanos, mientras se protege a los grupos de poder corruptos y mafiosos, apoyados y permitidos tanto por el gobierno anterior (encabezado por Otto Pérez Molina), como por el gobierno de Jimmy Morales. En estos hechos participan miembros de las fuerzas represivas gubernamentales, de la seguridad privada de empresarios regionales o nacionales y de grupos recalcitrantes que actúan como cuerpos clandestinos. Sus objetivos son: a) avanzar en el despojo de tierras y territorios; b) detener la resistencia a los proyectos extractivos; c) impedir que los proyectos y luchas políticas legítimas de las organizaciones populares, campesinas e indígenas avancen; d) mantener un estado de zozobra y miedo en la población para que se inmovilice, y siga imperando de esta manera la impunidad y las injusticias en el país.

Codeca, CCDA y UVOC representan parte de las luchas legítimas de millones de guatemaltecos y guatemaltecas, por los derechos de la clase trabajadora, el campesinado y de los pueblos indígenas. Son organizaciones que enfrentan pacíficamente a los finqueros y empresarios, así como a los gobiernos de turno, como principales explotadores, expoliadores y  criminalizadores de legítimas luchas. Estas organizaciones han venido siendo objeto de criminalización, amenazas y asesinato de sus dirigentes.

Como Partido Guatemalteco del Trabajo repudiamos y condenamos estos hechos de terrorismo, estimulados por discursos de odio clasista y racista, impulsados desde las más altas esferas del gobierno actual y desde quienes integran el Pacto de Impunidad, incluido el presidente Jimmy Morales. La responsabilidad política –sino es que criminal– por estos hechos es sin duda del gobierno actual.

Manifestamos nuestra solidaridad a las familias, comunidades y organizaciones de Luis Marroquín, José Can Xol y Mateo Chamán Paau. Nuestro homenaje a sus vidas de lucha. Para ellos exigimos verdad, justicia y reparación. Para Leonardo Chun exigimos libertad inmediata.

Exigimos al Ministerio Público (MP) resultados y procesamiento inmediato de los responsables materiales e intelectuales de estos crímenes. Es su obligación y es una demanda social. ¡No más complicidad del MP!

Solicitamos a la institución del Procurador de Derechos Humanos y las organizaciones de Derechos Humanos indagar estos casos y explorar la hipótesis de una política criminal organizada y sistemática procedente del Estado, desde empresas y empresarios regionales y nacionales, así como de grupos de extrema derecha.

Proponemos a las organizaciones campesinas y a los movimientos sociales a cerrar filas frente a estas políticas represivas y avanzar juntos en las luchas compartidas. Sólo así se logrará enfrentar la oleada neoliberal, el saqueo y el terror que enfrentan los pueblos, la clase trabajadora y el conjunto de sectores populares.

No esperemos a que otros dirigentes, militantes y defensores de Derechos Humanos sean  asesinados por las balas asesinas del capitalismo y el Estado oligárquico y corrupto.

¡Exijamos justicia!
¡Forjemos Unidad!

Partido Guatemalteco del Trabajo
Por Guatemala, la Revolución y el Socialismo

Guatemala 16 de mayo de 2018
https://partidocomunistadeguatemala.blogspot.com/2018/05/condenamos-energicamente-el-asesinato.html

GUATEMALA: ESTAMOS RETROCEDIENDO


Solo la unidad y la acción conjunta de los movimientos sociales, podrá evitar un peligroso retroceso y la pérdida de derechos ciudadanos.

Miguel Ángel Albizures

Los hechos acaecidos durante este trágico mes de mayo ameritan una profunda reflexión, pues implican un retroceso a un oscuro pasado y también el riesgo de la implementación del fascismo en Guatemala. Entre esos hechos, cabe destacar: el asesinato de tres líderes comunitarios; los ataques a periodistas y medios de comunicación, que informan y denuncian la crítica situación provocada por el presidente; el ataque a embajadores; el establecimiento de alianzas con nefastas potencias y la deslegitimación del trabajo realizado por la CICIG y Ministerio Público, para fortalecer el pacto de corruptos.

Pareciera que Guatemala está condenada al sufrimiento y a soportar toda clase de calamidades: económicas, políticas, sociales y culturales, pues mientras unos pocos se embolsan todo, la gran mayoría carece de lo más elemental para una vida digna. La niñez guatemalteca muere de hambre, y los que pueden contribuir a salvar vidas no mueven un dedo, mucho menos un centavo. Las políticas públicas solo favorecen a los corruptos y criminales, y no al pueblo, pues los diputados cierran los ojos y prefieren proteger al presidente, al no retirarle su derecho de antejuicio, pese a las graves denuncias de financiamiento ilícito al partido que lo llevó al poder.

A esto hay que sumar la violencia política, pues la persecución y asesinato de líderes comunitarios no ha sido solo en este mes. Los que se han atrevido a protestar y denunciar la realidad que se vive y el abuso de las transnacionales, están tras las rejas o han sido asesinados. No hay que olvidar que los tres asesinatos se produjeron después que el presidente acusara, en pleno Parque Central, a Codeca de ser responsable de la muerte de un niño y de todos los males del país, sin faltar el ataque contra del Procurador de los Derechos Humanos, porque no se pliega a sus mezquinos intereses.

Está más que comprobado que el presidente, Jimmy Morales, es incapaz de gobernar y no representa la unidad nacional, por el contrario polariza, provoca inestabilidad y se echa encima a la comunidad internacional, por ser parte del pacto de corruptos y por la falta de apoyo y los ataques continuos al comisionado Iván Velásquez y a la exfiscal general Thelma Aldana.

Lo que no sabe el presidente, ni su Ministra de Relaciones Exteriores, es que cuando él era un patojo mocoso y ella ni había nacido, a mediados de los setenta, Anders Kompass ya andaba por Guatemala, relacionándose con campesinos cooperativistas, estudiantes y sindicalistas porque le interesaba conocer el país y servirle. La actitud contra los embajadores es una afrenta a la comunidad internacional y es el país el que pagará las consecuencias. La acción contra la Embajadora de Venezuela, es parte del servilismo del presidente a la política de Estados Unidos. Solo la unidad y la acción conjunta de los movimientos sociales, podrá evitar un peligroso retroceso y la pérdida de derechos ciudadanos. La indiferencia hay que tirarla al bote de la basura.



https://elperiodico.com.gt/opinion/2018/05/17/estamos-retrocediendo/